Can you intuit your future

¿Puedes intuir el futuro?

Dos personas tienen cáncer. Una de ellas se mantiene positiva, cree en la curación y sobrevive. La otra no quiere luchar por su vida y se muere. Ejemplos como estos forman parte del argumento que creamos nuestra realidad con nuestros pensamientos. ¿Es así de verdad? ¿Y si nuestros pensamientos son más bien intuición sobre el futuro? ¿Cómo se pueden distinguir los pensamientos creativos de los intuitivos? Estas son las preguntas que trato de responder en el siguiente artículo.

Vyara

¿Crear el destino o esperarlo?

Si tengo pensamientos negativos sobre el futuro, ¿estoy intuyendo el futuro o me estoy creando un futuro negativo? Creo que la respuesta es Sí y Sí. En mi opinión, hay cosas que no podemos cambiar ni escapar (pero podemos intuir) y también hay cosas que manifestamos con nuestros pensamientos.

Aunque al ego le guste creer que todo dependa de nosotros (o de los demás, si resuenas con el papel de la víctima), hay cosas que estamos destinados a atravesar sí o sí. Según la física cuántica nada se puede crear o destruir, todo ya existe independientemente del tiempo. Es más, el tiempo mismo no existe, entonces el futuro es ahora. Así, si partes de Auckland y llegas a Wellington dos días más tarde, aunque experimentes estas ciudades de una manera linear, las dos coexisten en el mapa en el pasado, presente y futuro.

Importantemente, la física cuántica también dice que la realidad depende del observador. Por ejemplo, tenemos pruebas de que el acto de observación puede cambiar los resultados de experimentos científicos. Frecuentemente vemos lo que esperamos ver. En parte eso se debe a filtros (nuestro subconsciente tiende a proyectar experiencias del pasado sobre el futuro). Pero también podemos manifestar pensamientos creativos (sin filtros) en el mundo físico. Así creamos nuestra realidad subjetiva, ya sea conscientemente o sin darnos cuenta.

Entonces, ¿Cómo distinguir entre pensamientos manifestados e intuición? ¿Cómo saber si estamos diciendo algo al universo (creación) o si el universo nos está diciendo algo a nosotros (intuición)?

En pocas palabras, la intuición va en la dirección de recibir mientras la creación en la línea de dar. La intuición es más pasiva, y la creación – más activa. La intuición es como meditación, la creación como oración. Importantemente, para que las dos nos sirvan hay que permanecer neutral, desapegado y enfocado en estar al servicio.

La intuición siempre se encuentra bloqueada por el estrés, las emociones intensas y el apedo. Para poder intuir hay que estar en un estado neutral, sin apegos. Hay que relajarse, liberarse del miedos, del drama y de las agendas, salirse un poco de la cabeza y sentir más el cuerpo (para tener acceso a la mente subconsciente y la mente súper-consiente). Si tratas de obtener información intuitiva sobre otra persona, enfócate en estar al servicio en vez de “ayudar”, reformar a la persona o hacerla feliz. La intuición viene de muchas formas pero si pierdes la neutralidad, empiezas a proyectar filtros y así pierdes la habilidad de intuir información objetiva. También es muy importante que te mantengas en un estado receptivo. Realmente tú no tienes que hacer nada. Espera, observa y pasa el mensaje que llega por sí mismo (sea lo que sea). El proceso se sentirá como una meditación.

La creación, por otro lado, es un proceso más activo y va más en la dirección de dar (en vez de recibir). Aun así, estar al servicio y mantenerse neutral y desapegado son de nuevo importantes para que lo que creamos esté a nuestro favor. Es que las emociones intensas y los apegos conllevan demasiados filtros y por lo general manifiestan estrés y sufrimiento. Importantemente, incluso cuando experimentamos emociones positivas, si hay apego a un resultado particular, podemos manifestar exactamente lo opuesto. Eso pasa porque el universo siempre favorece la neutralidad. Así, si estamos demasiado apegados a lo positivo, el universo manifiesta lo negativo para que los dos se neutralicen y nosotros podamos seguir adelante en paz y non-dualidad. Es más, si estamos enfocados en lo que queremos (recibir), podemos desear un Ferrari cuanto queramos sin que ningún Ferrari aparezca (a pesar de lo que te digan en la película “El Secreto”). El secreto de verdad aquí es “Da y recibirás”. Entonces, enfócate en estar al servicio. Reza por el bienestar de los demás y por la curación universal (sea lo que sea). Da tu amor, compasión, compresión y bendición a todo. Y así manifestarás bienestar para ti también.

Para ilustrar lo de arriba, aquí está una historia contada por el doctor Alberto Villolo que lo dice todo: Villolo estaba en Amazonia con un sanador shamánico. Los dos llevaban horas esperando el autobús en el calor. Harto de la espera el doctor Villolo empieza a visualizar un autobús con dos sillas libres. Cuatro horas más tarde ningún autobús a la vista. Finalmente Villolo pide a su compañero que use sus métodos para manifestar el autobús tan deseado. En ese momento el chamán nota que la tierra está seca y empieza a rezar por agua. Una hora más tarde se pone a llover al mismo tiempo que aparece un autobús. Es cierto que el saber dar es el secreto verdadero de la manifestación.

En conclusión, tanto para intuir el futuro como para participar inteligentemente en su co-creación, la neutralidad, el desapego y el servicio son la clave del éxito. Haz todo lo posible para mantente neutral y estar al servicio y serás sanado (ya sea que te mueras de cáncer o sobrevivas).

Sígenos: