Coronavirus COVID 19

Coronavirus COVID-19: ¿Qué hacer?

¿Por qué nosotros? ¿Por qué ahora? ¿Qué es lo que tenemos que aprender de esto? ¿Y qué podemos hacer para salvar nuestra salud (aparte de lavar las manos y quedarnos en casa)? Estas son las preguntas que trato de responder a continuación.

Vyara

La omnipotente naturaleza

Las cuestiones sobre COVID-19 son miles y claramente no podemos abordarlas por completo aquí. Por lo tanto, lo que me gustaría hacer es: primero, limitarme a dar unos consejos de salud prácticos; luego, explicarlos desde el punto de vista de la ciencia; y por último, relacionarlos con un tema un poco más filosófica.

Bien entonces, ¿qué podemos hacer en el contexto de la pandemia del coronavirus COVID-19 para proteger nuestra salud (aparte de lavar las manos y aislarnos)? Mi consejo es volver a lo básico: agua, aire, sol y tierra. Estos son los recursos básicos de la naturaleza. Curiosamente, estos recursos están cada vez más disponibles en lugares donde la pandemia se ha extendido bastante: en China e Italia el aire es más limpio, las aguas más puras, y el cielo más azul.

Ahora, veremos como el agua, el aire, el sol y la tierra interactúan con nuestro cuerpo y ayudan a nuestro sistema inmunológico. Todos sabemos que el cuerpo se compone principalmente de agua. También sabemos que con la edad estamos cada vez más deshidratados. Es más, la función del sistema inmunológico también se debilita a medida que envejecemos. Por eso es difícil ignorar la correlación entre la hidratación y la salud no solo del sistema inmunológico sino de casi todos sistemas. Así, deshidratación crónica también se relaciona con asma, constipación, migrañas, dolor de las articulaciones, fibromialgia, etc.

Por lo tanto, la hidratación es el primer factor al que tenemos que prestar atención cuando se trata de nuestra salud. Pero esto ya lo sabías seguramente. Sin embargo, lo que probablemente no sabías es que el oxígeno, la luz y la energía de la tierra ayudan en la hidratación al nivel celular.

Ahora, ¿cómo precisamente nos ayudan el oxígeno, la luz y la energía de la tierra a mantenernos hidratados al nivel celular? Simplistamente, para que se absorba el agua es necesario que se mueva (entrando a y saliendo de las células a través de las membranas celulares). O sea, el agua tiene que circular para hidratar el cuerpo. Importantemente, la circulación es posible porque el agua en el cuerpo “se separa” en cargas negativas y cargas positivas. Las cargas negativas se concentran al lado de las membranas celulares y forman la zona exclusiva (llamada así porque excluye toxinas, radicales libres, etc.). El agua fuera de la zona exclusiva consiste en cargas positivas. Así estructurada, el agua puede circular: el agua negativa entra a las células donde facilita reacciones bioquímicas y procesos de regeneración y reparación; el agua positiva se excreta a través de la exhalación, el sudor y la orina. En fin, cuanto más estructurada el agua en el cuero (o sea, cuanto más se separa en cargas negativas y cargas positivas), mejor funciona el cuero. Importantemente, la energía de la tierra, el oxígeno y la luz (especialmente la luz infrarroja) ayudan a estructurar el agua y así contribuyen a la hidratación del cuero (y por supuesto a la función del sistema inmunológico, entre muchas otras cosas).

En fin, volver a lo básico es posiblemente una de las muchas lecciones que se pueden aprender de la pandemia del coronavirus COVID-19. En el contexto de la escasez de suministros (máscaras, desinfectantes, médicos, etc.) la Naturaleza todavía está con nosotros y nos ofrece sus recursos: agua, aire, luz y energía de la tierra. O sea, es hora de estar con la naturaleza. Por supuesto, los que tienes un patio trasero son más afortunados de los que están atascados en los balcones, pero esto también nos da la oportunidad de reevaluar nuestras elecciones previas y de repente simplificar la vida para conseguir felicidad.

NB: Para más información sobre la importancia de la hidratación en la salud del cuerpo, recomiendo el trabajo del doctor Gerald Pollack y el doctor Fereydoon Batmanghelidj.

Sígenos: