Coronavirus lessons

Coronavirus COVID-19: lecciones para el futuro


Si queremos aprender algo del coronavirus para que no nos enfrentemos con los mismos problemas en el futuro, ¿cuál sería la lección más importante del coronavirus? Según mi opinión, lo más importante que tenemos que aprender de la pandemia es algo bastante simple: consumir menos. A continuación, explicaré como la aplicación de este principio no solo nos habría podido salvar de la crisis sino también puede prevenir una crisis parecida en el futuro.

Vyara

Consumir menos

La pandemia de COVID-19 ha destacado dos problemas grandes al mismo tiempo: la crisis de la salud y la crisis de la economía. Importantemente, la pandemia no causó estas crisis. La pandemia solo sacó a la luz la mierda que ya existía. Ya saben: cuando la marea retrocede, se descubre quién se está bañando desnudo.

Ahora, empecemos por la crisis de la salud. Ha quedado claro ya que en la mayoría de los casos el COVID-19 toma la vida de gente con enfermedades previas. ¿Y de qué tipo de enfermedades estamos hablando precisamente? Pues, en primer lugar se trata de problemas cardiacos y diabetes, los cuales ya están entre las causas principales de muerte del mundo. Importantemente, la medicina moderna ha subsumido las condiciones cardiovasculares y la diabetes bajo una enfermedad llamada síndrome metabólico, lo cual, en pocas palabras, es causado por el consumo excesivo de comida chatarra. ¡Exacto! Los síntomas del síndrome metabólico (i.e. hipertensión, elevados niveles de azúcar, hiperinsulinemia, sobrepeso, niveles altos de triglicéridos, niveles bajos de colesterol bueno, inflamación, hasta alergias y asma) son causados por la comida chatarra y se pueden curar con cambios en la dieta sin que sea necesario tomarse medicamentos. Por lo tanto, la aplicación del principio consumir menos es lo primero que tenemos que haces para cuidar nuestra salud y prevenir tanto enfermedades como muertes (de hecho, especialmente muertes y especialmente las muertes causadas por el COVID-19). Fíjate que si renuncias la comida chatarra matas muchos pájaros de un tiro. Primero, todos los síntomas del síndrome metabólico desaparecerán y así mejorarán no solo la función fisiológica del cuerpo sino la salud mental, la energía, el sueño, etc. Segundo, comerás menos por lo general. Así es como se puede explicar este fenómeno: la comida chatarra está diseñada para hacerte adicto y para que quieras más (de todo); si no comes comida chatarra, puedes regular el apetito, vencer las adiciones, aumentan la saciedad i así consumir menos calorías. (Por cierto, los que consumen menos calorías viven más tiempo). Y por último, ahorrarás dinero en comida (sin mencionar la factura de papel higiénico y de medicamentos), lo que me lleva al siguiente punto – la crisis de la economía.

Bien, supongamos que ya te has comprometido a comer sano y así estás ahorrando dinero. (Recuerda: no comer comida chatarra lleva a no tener hambre constantemente; por lo tanto, necesitas menos comida real para sentirte satisfecho). Ahora, ¿Qué hacer con el dinero que sobra? ¿Comprar más cosas, ir a restaurantes con más frecuencia, o viajar más? ¡Nada de eso! Aquí tienes que aplicar el mismo principio: consumir menos. Y ahorrar más. Imagínate que tuvieras suficiente dinero para sobrevivir un año o incluso dos años sin trabajar. Imagínate que las empresas dispusieran de una reserva operacional de efectivo. Imagínate que los gobiernos también tuvieran dinero excedente. ¿Estaríamos en la crisis económica de hoy? Claro que no. ¿Y cómo podemos asegurarnos de que no caigamos en la misma situación en el futuro? Es muy simple – tenemos que consumir menos. Tenemos que aprender a vivir dentro nuestras posibilidades. Si no aprendemos esto, no hemos entendido nada del coronavirus. Si no consumimos menos (de todo), nos están esperando aún más crisis y más virus.

Por cierto, ¿crees que es alguna coincidencia que COVID-19 llevó a los Estados Unidos una de las crisis de salud y economía más grandes de todo el mundo? De hecho, los Estados Unidos son hogar de una gran cantidad de gente gorda y deudas enormes. Y allí tenemos un ejemplo clásico de cómo se paga por el consumo excesivo.

Finalmente, ¿Qué hay del argumento popular que el Planeta no puede acomodar a toda esta gente y por eso nos trajo el coronavirus? En mi opinión el Planeta podría tener espacio para todos. Si tan solo cambiáramos nuestros hábitos de consumo…

Sígenos: