Play destiny's cards

Cómo jugar las cartas del destino


Todos recibimos una mano de cartas del destino. Es verdad que no podemos elegir nuestras cartas ni cambiarlas. Pero eso no quiere decir que nuestra vida no tenga esperanza ni que nosotros no tengamos cierto poder. Todo al contrario. Cada uno es responsable de cómo juega sus cartas, tanto las malas como las buenas. Importantemente, cómo jugamos es precisamente lo que decide cómo vivimos. A continuación, veremos qué habilidades tenemos que desarrollar para poder jugar para ganar.

Vyara

Ganar o fracasar

El destino reparte sus cartas sin preguntar qué queremos. Sin embargo, el desino nos permite elegir cómo jugar nuestras cartas. En fin, no son las cartas sino nuestra estrategia de jugarlas que determina nuestra vida.

Así, imagínate que dispones de una vista del tercer piso en el momento que recibes tu mano de cartas. Si juegas bien, puedes subir al piso treinta. De allí vas a disfrutar de una sensación de riqueza y libertad, una perspectiva amplia y horizontes grandes. Por otro lado, si no juegas tus cartas con sabiduría puedes ir directamente al sótano. Allí viene el sentido de oscuridad, limitaciones, pobreza y depresión. Ten en cuenta que puedes empezar con unas cartas maravillosas y aun así bajar al sótano si no te las juegas bien. También puedes empezar con cartas aparentemente inferiores, pero si las juegas bien, puedes acabar con vistas superiores.

Entonces, ¿Qué hacer para no desperdiciar nuestras cartas y no acabar en el sótano? Pues, para jugar las cartas bien, hay que desarrollar tres tipos de habilidades.

Primero, hay que desarrollar habilidades de control ejecutivo: disciplina, paciencia, persistencia y coherencia
• Haz lo que tienes que hacer hoy; no pospongas el trabajo para mañana.
• Ve más allá de lo que te piden – enfócate especialmente en las cosas que sabes que tienes que hacer aunque no te gusten.
• Reprime tus impulsos y modera tus deseos – arréglate con menos de lo que te gustaría disponer.
• No seas tentado por la gratificación instantánea – acostúmbrate a aguantar el dolor a corto plazo para obtener ganancias a largo plazo.
• ¡Actúa!

Segundo, hay que desarrollar habilidades de creatividad: curiosidad, innovación, pensamiento holístico e intuición
• Lee muchos libros.
• Pinta, baila, escribe y canta.
• Abre la puerta de posibilidades infinitas a través de la imaginación.
• ¡Sueña!

Tercero, hay que desarrollar las habilidades del corazón: gratitud, aceptación, compasión y contribución

• Entrénate para ver lo positivo en todo.
• Da las gracias por las cosas pequeñas.
• Pregúntate cómo puedes contribuir
• Da sin esperar nada en cambio
• ¡Perdona!

Si desarrollas estas habilidades, tienes más posibilidades de ir al tope y acabar con las vistas de lujo. Y si no las desarrollas, pues seguramente irás al sótano y te quedarás sin vistas preciosas. Importantemente, aquí no se trata de cambiar el mundo que estás observando. Más bien, se trata de cambiar tu punto de vista a través de ampliar tus horizontes. En fin, es el cambio del punto de vista que produce un cambio en cómo experimentas por dentro la realidad externa que igual permanece la misma. O sea, el desarrollo de las habilidades del arriba te convierta en un observador feliz de tu propio destino.

Sígenos: