Worrying can't help you

¿Para qué sirve la preocupación?

Si sueles preocuparte todo el tiempo, puedes parar ahora. Sigue leyendo y ya verás cómo.

Vyara

Controla tus preocupaciones, o ellas te controlarán a ti

Si quieres lograr más éxitos en tu vida, tienes que aprender a controlar tus preocupaciones. Así e cómo se hace:

  1. Admite que estás preocupado. Date cuenta de las sensaciones físicas de tu cuero, de los pensamientos obsesivos que te están quitando toda la energía, y del parálisis que te impide seguir con tu vida. Todo esto se debe a tus preocupaciones.
  2. Ahora analiza tu propio estado honestamente y responde a esta pregunta: ¿Puede que este dolor físico, estos pensamientos obsesivos y este miedo me ayuden a solucionar el problema? (Claro que no!)
  3. Pues ya que has reflexionado bien y te has dado cuenta que el estar preocupado es una locura, es hora de parar. Simplemente decide no preocuparte más.

¿Has tomado la decisión de no preocuparte? ¡Bien! Ahora haz lo siguiente:

  • No pienses en el problema. Busca una solución. Si piensas en el problema, la preocupación volverá. Si buscas soluciones, la preocupación se va.
  • Ten en cuenta que la mayoría de los problemas se resuelven sin tu participación. Lo único que se requiere de ti es bajar el nivel de la importancia que das al problema. Cuanto menos importancia le das, tanto más rápido vendrá la solución.
  • Libérate de todo miedo a problemas. No pienses que te sentirás feliz cuando tengas lo que quieres. Tienes que sentirte feliz primero para que puedas obtener lo que quieres.
  • Si todavía no puedes dejar de preocuparte, está bien. Date tiempo, digamos cinco minutos, para preocuparte cuanto puedas. Al final de estos cinco minutos si necesitas más tiempo para tus preocupaciones, tomate cinco minutos más. Preocúpate cuanto quieras y cuanto puedas, que no te detenga nada. Cuando el tiempo se acabe, por supuesto el problema no estará resuelto. Y si cinco o diez minutos de preocupación activa y consciente no te han resuelto el problema, ¿tú crees que si sigues preocupándote por más tiempo lograrás una solución? Pues, ya has sufrido suficientemente. Es hora de cambiar la actitud. Vuelve a implementar las sugerencias que hice al principio y la solución aparecerá de la nada.

Recuerda: si quieres lograr más en tu vida, tienes que preocuparte menos.

Sígenos: