Love attracting or repelling

Amor: ¿lo atraes o lo repeles?

El siguiente artículo puede facilitar sanación profunda en los que quieren conseguir felicidad en su relación personal. Ya estés en una relación ahora o te gustaría que encontraras a tu media naranja en el futuro, este artículo te hará despertar y ver las cosas de una manera distinta, mucho más productiva y optimista.

Vyara

La soledad es el camino al amor en tu relación personal

Supongo que estás leyendo este artículo porque quieres algo más de tu vida personal. Puede que ya tengas una relación, o tal vez estés buscando pareja. Sea como sea, sabes que las cosas podrían ser mejores si tan solo supieras como afrontarlas de una manera diferente. Y por supuesto, siempre hay un método superior con el que puedes cosechar mejores resultados. En este caso el método en cuestión está relacionado con el siguiente principio: si quieres una buena relación, trabajas en la relación; si quieres una relación fantástica, trabajas en tú mismo.

¡Eso es! De verdad, no necesitas gastar dinero en terapia de pareja para mejorar la comunicación en tu relación. Y si no tienes pareja, no hace falta perder tiempo en citas online. Puedes quedarte tranquilo en casa y la pareja indicada vendrá… Puedes convertirte en un imán para el amor, la unión y la afinidad. Lo único que tienes que hacer es aprender a dominar la soledad.

Aprende a estar contigo mismo primero. Porque la clave de estar en una relación feliz es la ausencia de la necesidad de tener una relación. Cuanta más felicidad puedes experimentar a solas, tanto más amor vas a atraer. Y cuanto más necesitas al otro para hacerte feliz, tanto más repeles el amor.

Ahora, ¿quién eres tú entonces? ¿Eres pegajoso y necesitado o eres independiente? ¿Te enojas con tu pareja si no te presta atención, si no respeta tu privacidad o tus necesidades? ¿Le culpas si no te apoya, no gana suficiente dinero o no pasa tiempo con los niños? ¿Sientes resentimiento si tu pareja no está interesada en tus sentimientos o tu trabajo? Si tienes todas estas necesidades y esperas que tu pareja las cumpla, entonces eres pegajoso,  te falta madurez y por supuesto no podrías atraer amor. Tienes que comprender que tu relación no es lo que puede satisfacer tus necesidades. Para tener una relación exitosa, tienes que venir con todas tus necesidades ya cumplidas. Y el único lugar donde puedes hacer esto eres tú mismo. Solo tú puedes darte a ti mismo lo que necesitas. Es más, puedes hacerlo solamente si aprendes a estar solo, sin necesitar a nadie más.

Entonces examina tus deseos en soledad. Aprende a ser tú mismo. Aprende a estar contigo mismo. Responsabilízate de tus propias necesidades. ¿Necesitas ser amado? Ámate a ti mismo. ¿Necesitas ser respetado? Respétate a ti mismo. ¿Necesitas ser comprendido? Compréndete a ti mismo. ¿Necesitas que alguien te cuide? Cuídate a ti mismo. ¿Necesitas que respeten a tu familia? Respétala tú primero. ¿Necesitas que alguien pase tiempo con tus hijos? Hazlo tú mismo. Pero asegúrate que de verdad estás presente para tus hijos y les prestas máxima atención en vez de discutir con tu pareja en tu cabeza.

¿Crees que todo esto es difícil? Puede. Pero tienes que esforzarte. Te lo debes a ti mismo. Fíjate en tu conducta. ¿Qué haces cuando nadie está mirando?  ¿Fumas, bebes, o comes demasiado? ¿Te quedas en casa en pijamas? ¿Ves demasiada televisión? ¿Pospones tu trabajo o la ducha? ¿Pierdes tu tiempo en las medias sociales? ¿Chismoseas? ¿Te enojas? ¿Te deprimas? ¿Mientes? ¿Merece realmente tu conducta respeto y admiración? ¿Y qué harías si tu pareja (potencial) te viera así? ¿Estarías orgulloso? ¿O esconderías la parte de ti que tú mismo no apruebas ni respetas?

La verdad es que no tienes que esperar a alguien para motivarte a ti mismo y actuar con integridad. Actúa de esa manera en soledad para conseguir tu propio respeto. Eleva tus pensamientos y tu conducta a un nivel altísimo digno de tu propio amor. Si haces esto, no vas a necesitar a alguien que te cure de todas inseguridades porque no las vas a tener de todos modos. Así puedes atraer a alguien a tu altura, alguien que tampoco va a proyectar sus necesidades. Ahora, ¿Cómo crees estará la comunicación entre dos personas seguras y no pegajosas? ¿Va a haber muchas discusiones? No creo. Más bien, la relación será liberada, feliz y exitosa. Y todo esto lo puedes tener después de haber realizado tu trabajo interno, en plena soledad.

Sígenos: