Microbiome and mood

Los microbios y tu estado emocional

Ya se sabe que los microbios ayudan al sistema digestivo, al sistema inmunológico y la producción de ciertas vitaminas. ¿Pero sabias tú que los microbios también influyen en tu salud mental, tu estado emocional y el desarrollo cerebral? A continuación, explicaré como exactamente sucede esto. 

Vyara

Puede que estés triste y deprimido por culpa de los microbios

El microbioma humano (que se encuentra sobre la piel y en todos órganos/tubos internos que tienen contacto con el aire) juega un papel muy importante en nuestra salud física y mental.  Solo imagínate lo siguiente: El ADN total de todos los microbios en un sano cuerpo humano es 200 veces nuestro propio ADN. Es más, una gran parte de los genes microbianos nos ayudan a nosotros mismos.

¿De donde viene el microbioma humano?

El bebé es estéril hasta que nazca. Su primer encuentro con microbios se realiza mientras está saliendo vía el canal del parto y después vía el amamantamiento. (Por eso, los bebés de cesáreas y los que se alimentan con fórmula tienen un microbioma subdesarrollado, lo que conlleva problemas para el  desarrollo del sistema inmunológico.)  Luego en la vida el microbioma se desarrolla influido por el contacto con el ambiente, la comida y varios medicamentos. Cuanto más sana la comida y cuantos menos medicamentos tomamos, tantos más microbios buenos y menos patógenos tendremos en nuestro microbioma.

¿Qué hacen los microbios buenos por nuestra salud mental?

Los microbios producen dos químicos importantes, ácido docosahexaenoico  y ácido araquidónico, los cuales ayudan a las células cerebrales a dividirse y también están relacionados con el aprendizaje y la memoria. Por lo tanto, estos dos químicos son cruciales para el desarrollo cerebral de los niños.

Además, las ‘buenas’ bacterias intestinas envían señales al cerebro ya que producen neurotransmisores como melatonina (regula el sueño y la inflamación), acetilcolina (regula las hormonas y el sueño), ácido gamma-aminobutírico (regula la ansiedad), y serotonina (regula el estado de humor, el comportamiento social, el apetito, el impulso sexual, el sueño, y la memoria).

De hecho, lo del arriba es solo una pequeña parte de todo lo que un microbioma sano hace por nuestra salud. Por eso tenemos que cuidar de ello, es decir alimentar los microbios buenos para que él, en cambio, nos protejan de los microbios patológicos.

Cómo cuidar del microbioma

  • Come fibras y alimentos ricos en probióticos.
  • Evita el azúcar, el alcohol y la comida muerta/procesada.
  • Evita los antibióticos – ellos no pueden matar ni un virus pero sí que matan los microbios buenos mientras hacen las bacterias patológicas más resistentes.
Sígenos:
error