Law of Balance

El secreto de la lay de equilibrio


En este artículo explico la ley de equilibrio. Estar en equilibrio y sentirse bien no es necesariamente lo mismo. Tampoco hay que hacer algo para encontrar equilibrio. El equilibrio siempre te encuentra a ti porque la ley nunca deja de funcionar.

Recién fui de vacaciones buscando paz y silencio (lo que me parecía tremendamente deseable). Así llagamos a un lugar magnífico – pura paz y tranquilidad día tras día, noche tras noche. ¡Qué grande! Pero ¿estaban las cosas equilibradas? Claramente no. Por eso, algo tenía que suceder para que el equilibrio fuese restablecido. Sigue leyendo y ya verás qué pasó.

Vyara

El equilibrio siempre está con nosotros

¿Has escuchado el dicho “Es demasiado bueno para ser verdad”? Lo cierto es que lo demasiado bueno no es equilibrado. Aquí estoy yo en mi lugar de vacaciones perfecto con toda la paz del mundo. Silencio y tranquilidad por todos lados. Justo como lo había deseado. Hasta que un día aparece una familia con el niño más ruidoso del mundo. Y así en un instante solo desapareció toda la paz. Finalmente el equilibrio fue restablecido.

Y bien, ¿Qué es exactamente el equilibrio? Muchos piensan que es lo mismo que la armonía. Sin embargo, si se supone que la armonía es algo positivo y deseable mientras la desarmonía es algo negativo, el equilibrio es el punto medio entre la armonía y la desarmonía; es lo que encontramos en la mitad. Es decir, si encontramos la armonía, la ley de equilibrio nos trae desarmonía para que podamos experimentar los opuestos de la escala y acabar equilibrados.

Así, estar en equilibrio no es lo mismo que sentirse bien. Si tienes sentimientos positivos, la ley de equilibrio te va a traer sentimientos negativos para que las cosas se vuelvan equilibradas. Efectivamente la ley de equilibrio trae lo opuesto de lo que tenemos para que las dos experiencias se cancelen y produzcan un estado de neutralidad. Si buscas solo lo positivo y resistes lo negativo, entonces no buscas un equilibrio verdadero. Más bien, tratas de mantener un estado desequilibrado y eso es imposible. No lo hagas, es agotador. Es mucho mejor que simplemente te dejes llevar. Igual, la ley de equilibrio está funcionando todo el rato y asegura que la vida sea equilibrada constantemente. Lo bueno siempre va con lo malo.

Ahora, hay que aclarar un punto muy importante. El equilibrio existe independientemente del tiempo y el espacio. Sin embargo, nuestro cerebro solo puede percibir el tiempo linealmente, por eso no ve la imagen entera en su totalidad. Nosotros tenemos una percepción limitada de estar separados y vivir en un mundo dual. Por eso no podemos entender ni experimentar el hecho de que todo está conectado y equilibrado al mismo tiempo. Así nos parece que lo negativo existe por sí mismo mientras lo positivo existe en otro tiempo, también por sí mismo. Eso explica el dolor causado por experiencias aparentemente negativas (las cuales, sin embargo, son siempre rodeadas y equilibradas por experiencias positivas al mismo tiempo).

Importantemente, aunque el dolor es inevitable (ya que nuestra percepción es dual), el sufrimiento es opcional. Si tenemos en cuenta que la ley de equilibrio siempre nos da una taza medio llena y medio vacía, podemos aceptar las limitaciones y no perturbarnos cuando nos encontramos con ellas. La aceptación misma elimina el sufrimiento y abre la puerta hacia el equilibrio verdadero (lo cual es un sentimiento interno de que las cosas siempre llegan a un cero neto, hagamos que hagamos, pensemos que pensemos). La resistencia, por otro lado, trae sufrimiento. Así que no te resistas. Acepta que la taza siempre va a estar medio llena y medio vacía (o sea, perfectamente equilibrada) y trata de enfocarte en lo que hay, no en lo que falta.

Sígenos: