How to create a better new year

Crear una vida mejor

¿Crees que la memoria del ayer está en el pasado? ¿Crees que lo que pasará mañana está todavía por suceder? Este es solo una manera (bastante limitada) de percibir el tiempo. Sin embargo, el tiempo no es tan aburrido como lo ve nuestro cerebro. A continuación abordo el tema del tiempo, de cómo realmente este funciona y cómo podemos aprovechar estos conceptos nuevos para materializar cualquier deseo.

Vyara

El pasado y el futuro están en el presente

Seguramente has escuchado algo sobre el papel del observador en cuanto el acto de materializar una posibilidad y hacerla realidad. Esta idea viene de un experimento famoso con electrones. En dicho experimento lo científicos concluyeron que los electrones se comportan de dos maneras distintas: si no los observas se comportan como olas (es decir, energía o potencial inmaterial); y si los observas se comportan como partículas (o sea, como materia o potencial realizado). De allí la pregunta: Si un árbol cae en el bosque, ¿hace ruido o no? La respuesta es clara: si no hay nadie en el bosque para observar el fenómeno, tampoco hay ruido porque la ola de sonido es energía/potencial que solo se puede convertir en sonido físico cuando encuentre el tímpano (es decir, un observador).

Ahora, piensa en el pasado por un segundo. ¿Cómo sabes que algo sucedió en el pasado? Por supuesto a través de la memoria. Si no recuerdas un evento, este tampoco existe como evento – lo que dejas de observar se convierte en potencial. Sin embargo, en el momento en el que te acuerdas de algo del pasado, ya lo estás observando y lo estás materializando – ¡y no en el pasado! Lo estas materializando en el presente. La energía no se puede crear ni destruir. La energía existe siempre en potencial. Entonces, cuando observas un segmento de energía, como la pelea con tu pareja del año pasado por ejemplo, estás dando vida a este potencial y estás materializando la pelea en el momento de observación. Ahora estás experimentando dicha pelea en acuerdo con la claridad de tu memoria y la intensidad de tus sentimientos. Similarmente hay muchas otras peleas con tu pareja que existan en potencial y podrías materializar algunas cuantas más “en el futuro”. Importantemente, este potencial ya existe. De hecho, cuanto más recuerdas una pelea pasada, más probabilidad de manifestar otra en el futuro ya que las peleas tienen la misma frecuencia de vibración – la frecuencia de la Separación.

Entonces podemos pensar en el pasado, el presente y el futuro como realidades paralelas. Nuestra observación nos hace saltar de una realidad a otra. De hecho, casi siempre vivimos en alguna realidad paralela, distinta a la actualidad, porque nos estamos acordando de algo, o nos asustamos de lo que podría suceder, etc. Crucialmente, la energía fluye donde ponemos la atención. Por lo tanto, en el momento en el que observamos una realidad paralela la materializamos. Esta realidad paralela se convierte en nuestro destino y la podemos sentir físicamente en el cuerpo. Así, si pensamos en un trauma experimentamos dolor, resentimiento y tristeza. Y si pensamos en algún peligro nos sentimos estresados y ansiosos.

Importantemente, el pasado no está en el pasado. Está aquí. El futuro también está aquí. Se puede pensar en eventos pasados, presentes y futuros como trenes estacionados en vías paralelas. Existen numerosos trenes que representan versiones e interpretaciones posibles del pasado, del presente y del futuro. O sea, piensa en estos trenes como posibilidades infinitas. En cualquier momento tu mente (la memoria, el pensamiento, el sueño, el miedo, etc.) te puede transportar a cualquier tren instantáneamente. Y cuando eso suceda, por ejemplo cuando la memoria te transporte al tren de la pelea con tu pareja, materializas esta posibilidad y la transformas en realidad en el momento presente. Ahora, date cuenta de que ese tren (de la pelea) está destinado a un futuro predecible – el de más conflictos y separación. Si quiere otro futuro, necesitas estar en otro tren y esto puede suceder si piensas en algo diferente. Así, un pensamiento positivo te llevará al tren destinado a un futuro afortunado y cambiará tu destino de manera positiva.

Dicho todo esto, seguramente te has dado cuenta ya de que la felicidad viene después de que te hayas conectado emocionalmente con la posibilidad de sentirte feliz. Muchos esperan que algo feliz se materialice para que se sientan felices. Pero la felicidad no se puede materializar antes de haberla observado. Por eso se dice que la felicidad viene de adentro. Este es la única opción que nos da la física cuántica. Y por eso el trabajo de desarrollo personal es tan importante – para que podamos sentirnos felices.

Mientras estoy escribiendo este artículo nos estamos acercando al Año Nuevo. En muchas culturas este el momento de hacer planes, establecer metas y desear fortuna y prosperidad. Así nos enfocamos en lo que queremos manifestar. Y si mantenemos el foco un largo tiempo y añadimos emoción verdadera al foco mental, la manifestación no tardará. Lo importante es no perder el foco. Así que obsesiónate con la posibilidad de ser feliz y así será.

Sígenos: