Relationship killers

Dos maneras de matar una relación

Cuando hay amor en una relación, hay dos maneras de matarlo. Sigue leyendo y ya verás cómo.

Vyara

El amor y el sufrimiento

Piensa en una relación importante que tienes ahora, ya sea con tu pareja íntima, con tus hijos, o con un amigo. Si quieres mantener el amor presente en esta relación, es importante que no hagas los siguientes errores:

Error #1:

En primer lugar, no esperes que alguien se sacrifique por ti y ponga tus necesidades antes de las suyas solo porque te quiere. A veces nos equivocamos pensando que el sufrimiento de los demás nos muestra cuanto nos quieren. También pensamos que si alguien atiende a sus propias necesidades primero, entonces no nos quiere. Pero eso no es cierto. Que no me sacrifico por ti no significa que no te quiera. Simplemente significa que lo tengo muy claro qué funciona para mí y qué no. Por favor, no lo tomes personal. Sí que te quiero pero no tengo que sufrir para mostrártelo. Además, si no me crees, no importa cuanto sufra, igual no me vas a creer. Entiende esto: si tu pareja se está divirtiendo mientras tú tienes dificultades, eso no significa que tu pareja no te quiere. Los que te quieren no te deben ningún sufrimiento cuando tú no estés bien. Claro que les puedes pedir que te apoyen. Pero si les pides que sufran para que tú te sientas querido, seguro que matarás la relación.

Error #2:

La otra manera de matar una relación es sacrificarte a ti mismo y sufrir como resultado para mostrar tu amor. La verdad es que siempre y cuando sufras, no hay amor. Si haces algo por alguien porque quieres hacerlo de verdad y porque amas a esa persona incondicionalmente, no puedes sufrir. Pero si te sacrificas porque te sientes obligado o porque sientes culpabilidad, el amor incondicional desaparece y tú esperas algo en cambio. Es decir, estás tratando de manipular a alguien y de comprarte su amor haciendo cosas por él y esperando que luego te pague el favor. Por supuesto este comportamiento consigue el resultado opuesto – mata el amor y la relación. Y si quieres salvar la situación, lo único que puedes hacer es empezar a ponerte a ti mismo en primer lugar. No te sientas culpable si te diviertes mientras alguien a quien amas no quiere o no puede participar. Claramente puedes apoyar a esta persona en momentos difíciles. Pero si sufres con ella, estás destruyendo la relación y estás matando el amor.

Conclusión:

  • El amor tiene que ser libre – sin apegos, sin sufrimiento, sin obligación o sentido de culpabilidad.
  • El amor tiene que ser independiente – te quiero y me pongo en primer lugar a mí mismo; me quieres y te pones en primer lugar a ti mismo; nos queremos y cada uno es responsable de respetar y atender a sus propias necesidades.
  • El amor es algo que uno elige –te amaré no cómo debería hacerlo, sino cómo a mí me gusta.
Sígenos:
error